1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://adolescentes.about.com/od/Saludable/a/C-Omo-Hacer-De-Los-Adolescentes-Consumidores-Responsables.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Cómo hacer de los adolescentes consumidores responsables

Las chicas y chicos de esa edad son uno de los principales objetivos del mercado

Por

Cómo hacer de los adolescentes consumidores responsables
Una queja frecuente de los padres y madres de adolescentes es sobre la cantidad de dinero que gastan sus hijos. Si bien hay adolescentes que son responsables en el consumo, mucho otros son compradores desaforados que quieren cosas nuevas continuamente, generalmente moda y dispositivos electrónicos.

Aunque es cierto que son ellos los que compran o los que presionan a sus padres para que les compren aquello que quieren, también lo es que no podemos echarles a ellos la culpa de ese comportamiento.

Los adolescentes actuales se han convertido en uno de los principales objetivos del mercado. Ellos gastan su propio dinero e influyen poderosamente en sus familias a la hora del gasto. La conferencia de Marketing "What Teens Want: Capturing The Attention of The Trend-Driven and Lucrative Teen Dollar" calculaba que los 30 millones de chicas y chicos en esa edad en Estados Unidos gastan cada año 175.000 millones de dólares en ropa y aparatos electrónicos y además son los principales consumidores de los 65.000 millones de dólares que se gastan en snacks. Y esas astronómicas cifras los convierten en un claro objetivo de mercado para las compañías.

Estas compañías que fabrican productos susceptibles de ser consumidos por adolescentes han desarrollado inteligentes campañas destindas a captar el interés de los jóvenes y a hacerlos comprar.

Qué lleva a los adolescentes a ser consumistas
  • La presión de la sociedad. Vivimos en una sociedad que cada vez da más importancia a lo que tienes sobre lo que eres. Los adolescentes que tienen menor capacidad crítica ven eso y sienten que para obtener la aprobación de la sociedad en la que viven necesitan poseer todo aquello que se les ofrece.
  • Publicidad constante. Al convertirse en uno de los grupos más deseados por los fabricantes, también se han convertido en el objetivo más bombardeado por la publicidad. Y una vez más, como en esa edad todavía no está completamente formado el pensamiento crítico, son mucho más vulnerables de lo que lo somos los adultos.
  • Marcas. Las estrategias desarrolladas por las marcas están, además, basadas en las características comunes de la adolescencia, su falta de criterio firme, su volubilidad, sus necesidad de ser aceptados por sus iguales… Todo ello es explotado por los anunciantes para convencer a los adolescentes de que compren.
  • El grupo. La adolescencia es el momento en el que chicas y chicos comienzan su socialización fuera de la familia. La necesidad de pertener a un grupo y ser aceptados por él es muy fuerte en estos años. Y en muchos casos, los adolescentes sienten que para pertener al grupo en el que quieren estar necesitan tener una serie de cosas, generalmente ropa y complementos y aparatos electrónicos.
Cuáles son los efectos negativos del consumismo
  • Intolerancia a la frustración. Cuando las chicas y chicos han conseguido siempre lo que han querido, cuando no han escuchado nunca que algo no es posible o que no podrán poseerlo puede crecer en ellos una preocupantes intolerancia a la frustración. Ello puede tener efectos negativos en su edad adulta porque necesariamente cuando se hagan mayores se encontrarán con que no pueden tener todo lo que deseen. Y entonces no tendrán mecanismos para enfrentarse a esa frustración, no sabrán cómo manejarla, lo que puede provocar problemas emocionales.
  • Eterna insatisfacción. Todos hemos observado con los niños que cuando están acostumbrados a tener todo aquello que piden el interés por las cosas nuevas cada vez les dura menos. Siempre querrán más. Eso mismo ocurre con los adolescentes que no tienen freno en el consumo.
  • Problemas en la economía familiar. Los gastos normales que ocasionan los hijos, ropa, libros, estudios, ocio, etc… ya suponen una gran carga para la mayoría de las familias. Si a eso se añaden continuas peticiones de gasto, y generalmente además de objetos caros, la situación puede volverse insostenible para la mayoría de las economías familiares.
Cómo combatir el consumismo en los adolescentes
  • Enseñar el valor del dinero y del trabajo. Los niños no entienden que el dinero hay que ganarlo pero ya durante la infancia hay que comenzar a enseñárselo. Los adolescentes son perfectamente capaces de entender lo que cuesta ganar dinero. Y una forma magnífica es que trabajen ellos mismos en sus vacaciones.
  • Educar con valores morales. También es un esfeurzo que hay que comenzar en la niñez y reforzar en la adolescencia. Hay que enseñar a los chicos a valorar a los demás por lo que son y no por lo que tienen.
  • Aprender a decir no. Algunos padres se sienten culpables porque no les dedican suficiente tiempo a sus hijos, o porque la comunicación con ellos no es buena o porque no los entienden bien. En muchos de esos casos lo que hacen para reducir su sensación de culpabilidad es comprarles cosas. Eso es un terrible error tanto para los adolescentes como para los padres.
  • Racionar las compras. Educar en el consumo no quiere decir que los adolescentes no compren nada o no posean cosas. Viven en una sociedad basada en el consumo así que van a consumir pero hay que tratar de que ese consumo sea racional y responsable. Por ejemplo, podremos negociar con ellos que si quieren una cosa no tendrán otra en un determinado plazo de tiempo. O que si algo es muy caro deberán pagar ellos una parte… Es decir buscar estrategias que les enseñen tanto el valor de las cosas como la certeza de que no pueden tenerlo todo.
  1. About.com
  2. About en Español
  3. Adolescentes
  4. Vida sana
  5. Hacer de los adolescentes consumidores responsables

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.